ORACIÓN

ENCARGADOS

movac

Pilar
Fuenzalida

Líder oración e interseción

mariely cuevas

Gabriel y Sonia Bonvallet

Líderes Aposento Alto

ORACIÓN E INTERSECIÓN

Como iglesia hacemos intercesión en diferentes modalidades, consiste en clamar a nuestro Dios por otras personas que desesperadamente necesitan la intervención de Dios, también pedimos por la iglesia, las naciones, por el gobierno, etc. 

El Señor nos promete en su palabra que, si 2 o más nos ponemos de acuerdo, todo lo que pidamos con Fe nos será concedido. 

El llamado es hacer parte como cuerpo y participar en este llamado del cielo. 

 

¿Quieres ser parte del equipo de intercesión?

 

Contacta a
Pilar Fuenzalida +569 579 99 65

¿Quieres que oremos por ti?

APOSENTO ALTO

 

Aposento Alto, nació en abril del 2020, en medio de la pandemia. Es un lugar donde hemos descubierto cuan valioso es orar juntos, compartir nuestras peticiones, compartir nuestras penas, alegrías, llevar las cargas unos de otros y funcionar como cuerpo, como familia. Hemos sido testigos de milagros y tenemos la certeza que estos continuaran para la gloria de Dios. 

Te invitamos a que te reúnas con nosotros, cada miércoles a una pequeña reflexión, la cual nos guía y enfoca en nuestra oración.

Eres muy bienvenido a esta preciosa experiencia, no importa donde te encuentres o si perteneces a otra Iglesia y si no la tienes, te recibimos con los brazos abiertos.

Nos reunimos cada miercoles de 20:00 a 21:00 hrs.

ORACIÓN 6 AM

Esta es una instancia que nació hace más de 10 años con un solo y gran propósito, avivar el corazón de nuestra congregación y prepararla para la gran promesa de la más poderosa visitación del Espiritu Santo de Dios. 

Gran parte se ha hecho en forma presencial en el templo de nuestra Iglesia a las 6 de la mañana, pero por Pandemia nos hemos estado reuniendo por ZOOM cada Miércoles. Hemos visto milagros, maravillas y seguiremos viendo a muchos entregar su corazón a nuestro Señor Jesucristo, porque cuando el pueblo de Dios se reúne COSAS SUCEDEN.

Oración 6 AM también ha sido un tiempo para orar por cada ministerio, por cada desafío de nuestra Iglesia, pero especialmente para ENCENDER EL CORAZÓN DE LA TRINIDAD.