TESTIMONIOS

Queremos saber lo que Dios está haciendo en nuestra iglesia! Si tienes un testimonio de oraciones respondidas o cosas que Dios este haciendo queremos celebrar contigo y alimentar la fe de nuestra familia La Trinidad.

Oraciones contestadas

Queremos celebrar contigo lo que Dios está haciendo y levantar la fe de otros.

milagros

Creemos en un Dios vivo que sigue haciendo milagros y queremos ver los en nuestra familia.

experiencia en la trinidad

Queremos escuchar como ha sido tu experiencia y animar a otros a ser parte.

TESTIMONIO DE LA SEMANA

«Tengo 79 años y he trabajado toda mi vida para el Señor. He sido encargado de Obra de la Iglesia Anglicana de Rancagua, la que junto a mi esposa hemos plantado desde un inicio con tanto cariño. Hace unos meses no me venía sintiendo bien de salud, pero igual seguí realizando mis tareas en Rancagua. Finalmente, después de muchos exámenes, me declararon leucemia y hoy me encuentro internado por un tratamiento de quimioterapia. En este tiempo, el tener a Dios presente me ha dado las fuerzas para luchar y salir adelante. Mi esposa María Antonieta ha sido una ayuda y pilar fundamental, que junto a mi familia, me ha permitido dar la pelea. A pesar de todo lo que estoy viviendo, siento a Dios todo el tiempo conmigo, confío que Él tiene un propósito, sólo me queda rendirme a sus pies y confiar en su infinita misericordia conmigo. Invito a todos los que estén pasando por un proceso difícil a aferrarse a Dios, quien nos da paz y un gozo sobrenatural.»

Omar Farías

«Mi hijo Stefano llegó el sábado muy contento después de haber asistido al Retiro 100% de los jóvenes de la Iglesia la Trinidad. No paraba de hablarme de la experiencia que vivió. Me comentó lo bueno que fue tener un tiempo a solas con Dios, que se sintió

tan amado. Me sorprendió cuando me contó lo que Dios le mostró en sus tiempos de intimidad y durante la adoración. Fue maravilloso escucharlo y se me ponía la piel de gallina. Para él fue tremendo participar en este su primer 100%. Sintió cómo fue llamado por el Señor con tanta claridad a servir con sus dones, reafirmó su identidad de hijo de Dios y comprendió el sacrificio de Jesús. Realmente marca un antes y un después. Doy gracias por la vida de todos los que sirvieron en este retiro, por los líderes de JT que son usados por el Señor y por el tiempo que invierten en nuestros hijos. ¡Doy gracias por ser parte de esta familia La Trinidad!»

– Lula Vivanco

«Este verano hice SELJ, el Seminario de Entrenamiento de Liderazgo Juvenil de Jucum. Fueron semanas con clases, talleres y tiempos enfocados en tener una relación con Dios. Llegué sin conocer a nadie en Iquique, pero en 

poco tiempo la base se convirtió en nuestra casa, el ambiente de confianza que se creó fue obra del cielo, ¡hice amigos en 2 semanas! Luego en La Serena tuve la fase práctica de nuestro estudio, fue increíble darme cuenta de que siempre podemos mostrar el amor y carácter de Dios, en una conversación con alguien en la plaza o entregando platos de comida a inmigrantes. Al terminar este proceso Él me habló y me afirmó sus promesas. Esta experiencia marcó mi vida y agradezco al Señor por ella. He tomado la decisión de ser radical y seguir a Dios todos los días.» 

– José Tomás Moreno

La iglesia me impulsó desde chiquita a tener una amistad genuina con Jesús y a poder ver la paternidad de Dios en todo tiempo.
Siempre estaré agradecida de que mis papás le hayan dicho “SI” a Jesús y a la iglesia.

– Martina Bascuñan

Llegué a la Trini quebrantada y como dice el Salmo 40: “pacientemente esperé a Jehová y se inclinó a mi, puso mis pies sobre una roca y me plantó en terreno firme”. Exactamente así han sido estos años en la amada Trinidad. Gracias Iglesia y pastores por cobijarnos y contenernos.

– María Elena Orellana

Llegué a La Trinidad en momentos difíciles de mi vida, con ideas erróneas, angustias e incredulidades. Pero en la iglesia y, gracias a mis hermanos, conocí al Dios verdadero, al Dios vivo que cambio por completo mi vida. 

– Francisca Romero

Mi estadía en La Trinidad ha impactado mi vida en restaurar la cercanía con el Padre y su carácter amoroso, antes sentía mucha dulzura y cercanía al relacionarme con Jesús, pero una cierta distancia y seriedad con el Padre. Aprendí a decirle papá sin pudor, y palpar primero su amor, después sus mandamientos.

– Andrea Salvagajardo

«Mi hijo Lucas nació prematuro, pesó apenas 540 gramos, tenía 5% de posibilidades de vivir y 99% de quedar con secuelas. Durante 5 meses oramos aferrados al Salmo 118: 17 que dice “No he de morir; he de vivir para

proclamar las maravillas del Señor”. Y la semana pasada presenciamos el milagro del 1% de Dios, nuestro hijo salió de la UCI totalmente sano. Estamos felices y agradecidos por tanto amor y oraciones recibidos de nuestra familia en Cristo. Los amamos». 

Danyela, Lucas y Jeremías Medina

«Un día estaba sin poder levantarme de la cama, con fuertes mareos y náuseas, me diagnosticaron Síndrome Vertiginoso. En la noche de impartición de sanidad, nuestro Pastor Alfredo citó Hechos 14:10, donde narra

que el paralítico que fue sanado: “Saltó y empezó a caminar”. Creí la Palabra de Dios, me puse en pie y dije: “voy a saltar” y mi hermana respondió: “pero salta cerca de la cama porque yo no iré a recogerte”. ¡Di tres saltos y salí caminando sin mareos! Así comenzó el proceso de sanidad en mi vida.» 

– Janet Rivera

Llegar a la iglesia fue ir enamorándome y aprendiendo día a día lo que signfica ser familia y llevar esto efectivamente a la práctica. Lo que más ha impactado mi congregación en la iglesia es ver el reflejo del corazón del Rey de Reyes cada día.

– Rocío Sandoval

Llegamos a La Trinidad en Mayo del 2011 después de EMA, Dios entró en nuestras vidas, abrió nuestras mentes y corazones, nos preparó para pasar por desiertos de desempleo, enfermedades y pandemia llenitos de amor y rodeados de gente maravillosa.

– Familia Olivares Aros

Desde que llegue a la Iglesia La Trinidad pude ver a Dios como un Padre cercano con el cual me podía relacionar. Con el tiempo fui conociéndolo, enamorándome y entregando mi vida. Él trajo orden, libertad y vida a mi corazón. 

– Marcela Medina

Cuando llegué a La Trinidad el 2013, tuve la experiencia más maravillosa que cambió mi vida por completo. Conocí a un Dios vivo y amoroso, al cual pude conocer de cerca y entendí que Él siempre me estuvo esperando y era yo quien necesitaba encontrarlo.

– Angello Salse

Envíanos tu testimonio

9 + 14 =